CINENSEMANA AGRADECE SU VISITA

lunes, 27 de abril de 2009

LA TETA ASUSTADA



Una inmensa sorpresa y emoción nos entregó “La Teta Asustada”, uno de los filmes nacionales más premiados y alabados de los últimos tiempos (probablemente luego de “Días de Santiago”, de Josué Méndez), gracias a su imponente triunfo, al obtener entre otros el “Oso de oro”, máximo galardón del Festival Internacional de Cine de Berlín, logro que anteriormente ningún filme nacional había alcanzado, que trasciende y refleja al mundo la imagen de nuestro país y de nuestro cine nacional.


Con su ópera prima “Madeinusa”, la joven directora peruana Claudia Llosa nos mostró desde la realidad y visión andina de un pueblo serrano alejado de toda clase de modernidad y globalización su fresca imaginación, su gran capacidad narrativa, su preocupación y explotación visual, su precisión para fusionar el mundo real con un mundo ficticio, su placer por la música, su acierto con la selección y manejo actoral y, naturalmente el hecho de hacer (sin tratar de serlo) un filme diferente, llamativo y extraño, que toca realidades irónicamente apartadas, excluidas, desconocidas pero que también forman esencialmente parte de nuestra identidad y sentimiento peruano.



Si en “Madeinusa”, la modernidad y costumbres de la ciudad llegan al pueblo andino representado en el personaje protagónico masculino (el extranjero); en “La Teta Asustada” sucede lo contrario, ya que la protagonista (Fausta) y sus cercanos viven y se adaptan a la ciudad. En ambos casos sucede este choque de culturas, clases y costumbres, que finalmente tienen un origen y esencia similar.


Fausta es una joven que tiene la enfermedad llamada “la teta asustada”, mal que le fue transmitido por su madre, Perpetua, a través de la leche materna. Perpetua como muchas otras mujeres fue víctima en su embarazo de una violación durante el terrorismo, y según creencias de la serranía la leche de esas mujeres se llena de terror que es transmitido a sus hijos. Ese trauma arrastra Fausta, la cual se ha introducido una papa en su vagina como escudo protector contra los violadores, ya que según ella “sólo el asco detiene a los asquerosos”.


El filme inicia con el relato a modo de canto de Perpetua a su hija, de los espantosos momentos cuando fue violentada. Fausta le canta hasta que su madre despide el último suspiro de vida. Es una de las partes más fuertes y emotivas del filme, y basta sólo un momento para entender esa relación de madre – hija y los miedos que ambas entienden y comparten. Lo que sigue es el camino que recorre Fausta para vencer ese miedo, para ser libre y normal.


Fausta se queda en casa de su tío junto al cadáver de su madre hasta poder llevarlo a su pueblo de origen y enterrarlo. Pero el problema es el dinero, para ello consigue trabajo como empleada del hogar en casa de Aida, una acomodada compositora, que al perder la concentración logra inspirarse en el canto de Fausta, aprovechándose de ella. El miedo de Fausta es expresado a través del canto, ya que sólo así alivia su alma, aunque dicen que no la tenga. La música transmite sentimientos más que las imágenes y en “La Teta asustada” este aspecto se luce notablemente, no sólo es un alivio para Fausta sino también un placer para el espectador. Magaly Solier (Fausta) canta e interpreta de una manera que hipnotiza y emociona, su relación con el personaje de su madre, su tío, el jardinero, sus primas y la señora Aida tiene un significado trascendental y particular cada uno.


Claudia Llosa demuestra de sobra su inteligencia, utiliza símbolos objetos y detalles que transmiten mucho: la papa, las flores, la sangre, los colores, las decoraciones, el cadáver, el llanto, el jardinero, la patrona, y hasta el mismo idioma quechua, cada uno de esos aspectos ofrece una connotación riquísima de lo terrible del pasado pero también de nuestro presente y nuestro futuro. Fausta representa el pasado, en el trauma de su madre; el presente, en los miedos que arrastra; y el futuro, en su camino hacia la libertad de su ser. Mucha gente que sufrió durante el terrorismo directa o indirectamente tiene mucho de Fausta, porque todos tenemos miedos y traumas y cada día luchamos por superarnos.


Hay ciertos momentos en que se sienten vacíos y en que las escenas parecen cortantes o reducidas, como si faltase algo, lo que da la sensación de irregularidad. Quizás la directora se orientó más a pequeños detalles que transmitan mucho, que el hecho de hacer grandes escenas, no conseguir transmitir y desperdiciar valioso tiempo. Pero en conjunto es una buena película, tiene resaltantes y rescatables elementos que reflejan nuestra realidad y sentir diverso, casi olvidado e ignorado. Para los europeos sobretodo es un filme atractivo y exótico porque es una realidad totalmente diferente a la suya, hay temas culturales fuertes, costumbres extrañas (desde el nombre del filme), y el tema de la violencia terrorista y sus secuelas.


“La teta asustada” (“The milk of sorrow”) es una película inteligente y llena de muchos símbolos que representan a un Perú que no olvida su pasado, que lucha y sigue adelante en su presente para obtener un mejor futuro. Muy recomendable.




TRAILER DE LA TETA ASUSTADA




LA TETA ASUSTADA GANA EL OSO DE ORO EN EL FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE BERLÍN


No hay comentarios: