CINENSEMANA AGRADECE SU VISITA

lunes, 28 de septiembre de 2009

LÁGRIMAS DE WAYRONCO

“Todos los que tenemos desaparecidos andamos llorando como Wayronco”



“Lágrimas de Wayronco”, es un documental que recoge diversos testimonios sobre la brutal guerra interna que sufrió durante más de 10 años nuestro país. Más de 200 entrevistas fueron recogidas, entre testimonios de las víctimas de la violencia política, terroristas confesos y arrepentidos, miembros de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, parlamentarios, analistas y demás personajes que participaron de alguna forma en éstos duros tiempos de violencia y terror que nos tocó vivir a los peruanos ya sea directa o indirectamente.

Lo interesante de este documental es que recoge diversos puntos de vista de muchas partes, aquí hablan la totalidad en su mayoría, desde inocentes y culpables, durante un tiempo de 96 minutos que dura el filme. Lo más destacable viene por el lado de las víctimas, ya que se presenta no sólo a un pueblo ayacuchano llamado Chungui (zona serrana que fue una de las más afectadas), sino también se presenta a la comunidad asháninka, algo curioso e inédito, ya que ningún documental ha tomado y mostrado con gran intensidad a las víctimas de la región selvática.

Después de una intensa investigación y documentación, el rodaje de este proyecto inició en el año 2004, bajo la dirección del español Jorge Meyer, juntó a su productor y compatriota Xavier Urios. “Quisimos que hablarán los sin voz, los culpables que están en las cárceles, los que investigaron este proceso, incluso los que creen que algunas muertes eran más justificadas que otras por el futuro del país, porque aunque no nos guste es gente que representa la forma de pensar de un sector”, afirma Meyer, el cual también intentó sin éxito recoger las opiniones del cardenal Juan Luis Cipriano y del propio Abimael Guzmán.

Otros aspectos que destacan en el documental son los dibujos del antropólogo y talentoso retablista ayacuchano Edilberto Jiménez, los cuales reflejan los crímenes de aquella época, además Jiménez fue el nexo entre las víctimas que cuentan su verdad en quechua y ante las cámaras del director. Resaltan además los versos clásicos de “Todo esto es mi país”, de Sebastián Salazar Bondy recitados por el poeta Hildebrando Pérez, y el acompañamiento musical del violín de Máximo Damián y el arpa del alcalde de Rumichaca en Chungui.

El wayronco es un abejorro que al aletear emite un sonido parecido al quejido humano como el de las víctimas y sus familias durante los años de violencia y terror que sufrieron y que esperamos nunca se repitan. “Lágrimas de Wayronco”, expone simplemente (sin voz en off) diversos testimonios y hechos durante la guerra interna, con el objetivo que cada espectador se informe, reflexione, y saque sus propias conclusiones. Recomendable.

No hay comentarios: