CINENSEMANA AGRADECE SU VISITA

lunes, 23 de noviembre de 2009

2012

Con amplias expectativas gracias a un espectacular despliegue publicitario y la polémica e incertidumbre que causa el argumento apocalíptico, ingresó a nuestra cartelera local “2012”, filme que forma parte del llamado cine de catástrofe.

La historia del filme se basa en una predicción ancestral del calendario maya, el cual vaticina que el 21 de diciembre del año 2012 el mundo se acaba, esta fecha es tan importante que unirá a diversas culturas, religiones, científicos y gobiernos de todo el planeta. Jackson Curtis, un escritor divorciado, con un mínimo de éxito y una complicada relación familiar a causa de su obsesión laboral, sobretodo por su última publicación “Farewel Atlantis”, es el héroe de la historia, el cual tendrá que luchar contra gigantescos fenómenos y desastres naturales para así preservar la vida de sus seres queridos.


De la cinta lo interesante son los espectaculares y majestuosos efectos especiales, que sin duda técnicamente están bien logrados, pero igual pecan en muchos momentos de excesivos y hasta de imposibles. "Me gasté todo lo que me podía gastar y más... El mayor reto fue que el espectador no distinguiera entre lo real y los efectos", declaró a medios internacionales Roland Emmerich, director del filme, quien además reveló que se rodó sobre escenarios con pisos movedizos y sets gigantescos, y que más de la mitad del filme son efectos visuales generadas por computadora, con tecnología avanzada que elevó el presupuesto, ya que de los 200 millones de dólares que costó realizar el filme, 80 millones aproximadamente se destinaron para crear y generar la diversidad de efectos especiales como terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas, etc.


Por eso “2012” se convierte en el filme más caro realizado hasta el momento por Emmerich, especialista y maestro en este tipo de películas como “Día de la independencia” (1996), “Godzilla” (1998) y “El día después de mañana” (2004), sus anteriores y taquilleros trabajos. Respecto a las ganancias, el filme ha recaudado en la taquilla de Estados Unidos y Canadá 65 millones de dólares durante su primer fin de semana en cartelera y 225 millones de dólares alrededor del mundo en apenas tres días.


Esta superproducción se convierte en la película más vista del año hasta el momento, lo que demuestra que las historias de catástrofes, destrucción y supervivencia es del agrado del público, pero del tipo de público no muy exigente, que sólo busca entretenerse y asombrarse con la capacidad de los gringos de realizar en la pantalla grande lo que en la realidad es físicamente imposible. Harald Kloser, guionista del filme, fue quien contó al director sobre la predicción del calendario maya, para que éste se interesara e iniciara este proyecto, que sobresale por sus efectos especiales, ambiciosas proezas que fácilmente opacan y limitan al guión, que aunque tiene momentos emotivos y dramáticos, con mensajes políticos, filosóficos y existenciales no profundiza en estas cualidades ni explica más sobre la predicción del calendario maya, lo que lo convierte en general en un guión conformista, modesto y mediocre.


En el reparto actoral destaca el famoso actor John Cusack, Chiwetel Ejiofor, Amanda Peet, Oliver Platt, Thandie Newton, además de los experimentados actores Danny Glover y Woody Harrelson, entre los principales. Estos actores interpretan personajes que representan las diversas culturas y sectores de una sociedad (científicos, autoridades, ciudadanos, etc.); de allí parten los diferentes pensamientos y formas de actuar ante una situación difícil, extrema y decisiva, donde influyen temas de intereses políticos, económicos y socioculturales que siempre quedan en segundo lugar ante el verdadero valor y posición de la vida.


La verdad es una pena que el filme no aproveche y profundice en temas y planteamientos de este tipo, porque si bien es cierto también se hubiese podido tocar el tema del cuidado del medio ambiente no se hizo, porque si el mundo no se acaba en el año 2012, pues en la actualidad ya se está deteriorando a pasos acelerados por una irresponsabilidad mundial de parte de la ciudadanía, autoridades y entes públicos y privados. El fin del mundo no es a causa de una predicción de una antigua cultura, o porque lo dice un científico o un vidente, sino por el impacto negativo de la humanidad hacia su propio planeta.


“2012”, no es más que una buena película que enaltece al conjunto de bien logrados efectos especiales que posee, asegurándose y colgándose de un atractivo tema apocalíptico y limitándose a un claro objetivo comercial y de entretenimiento, más allá de ello no trasciende. Recomendable.

TRAILER 2012


No hay comentarios: