CINENSEMANA AGRADECE SU VISITA

lunes, 25 de enero de 2010

AVATAR: “PACIFISTA Y AMBIENTALISTA”

El gran éxito del filme “Avatar” no se hizo esperar desde su estreno, dominando las taquillas norteamericanas, siendo la preferida de los críticos y la engreída del público a nivel mundial. Por su parte, en la reciente 67 entrega de los premios Globos de Oro, realizados hace una semana en los Ángeles, este espectacular filme se alzó con dos importantes galardones: mejor película drama y mejor director para James Cameron.

No sería entonces sorprendente que próximamente este filme considerado hasta el momento el segundo más taquillero de toda la historia del cine, después de “Titanic” (también de Cameron), arrase con los cercanos premios Oscar, máximos galardones de la cinematografía mundial.

Pero todo ese éxito obtenido gracias al director y su equipo de trabajo, se ha logrado con una inversión de más de 200 millones de dólares, destinados en gran parte a la innovadora tecnología para el desarrollo del planeta Pandora y de sus habitantes los Navi, que esencialmente reflejan en conjunto vida, pureza y pasión; palabras que están muy lejanas de lo que es la civilización actual.

Una civilización que lo único que tiene de avanzada es su tecnología que la hace denominarse “globalizada”, cuando difícilmente logra llegar a todos los sectores. De que vale que el campo tecnológico se desarrolle cuando es para una minoría que tiene poder y que lo utiliza para engrandecerse, expandirse, acumular riquezas a costa de pocos que sólo desean paz, inclusión y respeto por lo que naturalmente es suyo.

En el filme Avatar esta realidad se manifiesta, cuando un grupo de humanos, entre científicos y militares, llegan al planeta Pandora, con el fin de conquistar a sus habitantes los Navi, una especie de civilización muy arraigada y conectada a su planeta, lleno de maravillosos e inimaginables paisajes y criaturas, muy ricas en colores, luces y texturas; tan vírgenes, puros e inocentes como si recién hubiesen sido creados. Los militares arrasan con todo tipo de vida y naturaleza, exhibiendo sus armas, su autoridad y finalmente faltando a su humanidad.

En nuestra realidad, por una parte estamos muy lejanos de Pandora, ya que nuestro planeta esta viejo, demacrado y agonizante, pero no a causa del paso del tiempo (edad), sino sobretodo por la irresponsabilidad e inconsciencia de muchos hacia con él. El problema es irreversible pero puede controlarse y evitar siga empeorando. Por otra parte, lamentablemente la mayoría estamos muy cercanos de la aptitud expansionista, exclusiva, destructiva y egoísta desde muchos niveles y situaciones.

A partir de esos puntos de vista el filme lanza un claro y preciso mensaje y crítica pacifista y ambientalista. No en vano, al apreciar la película se vienen inmediatamente a la mente realidades tan cercanas a la nuestra como lo sucedido hace meses a nuestros hermanos de Bagua (Amazonas), o hace años a los pobladores de Tambogrande (Piura) o Choropampa (Cajamarca), etc. Todos ellos defendieron su tierra, su vida, su razón contra grandes empresas, autoridades y trasnacionales autoritarias, manipuladoras y ambiciosas de poder y riquezas.

“Avatar”, como mencionó James Cameron, al recibir el Globo de Oro a mejor director, es un filme que espera sirva para recordarles por siempre a todos los humanos que están conectados con su planeta y con cada ser que se encuentra en él. Ello implica tener un sentido de humanidad que incluye conciencia, responsabilidad y amor universal por lo nuestro.

No hay comentarios: